Curiosidades

chefplus_crepes suzette_recetas robot cocina

Plato con nombre propio: crepes Suzette

Desde que tenemos la Chef Plus ya hemos probado a cocinarlas dulces (de nocilla) y saladas (de champiñones), pero aún no habíamos hablado de las crêpes más auténticas y tradicionales: las crêpes Suzette.

Las crêpes Suzette están rellenas de mantequilla mezclada con zumo de naranja, azúcar y Triple Sec. Aunque es opcional, lo más auténtico es flambearlas con brandy antes se servirlas. Sobre todo, a la hora de flambear no se os ocurra “hacer la gracia” y apagar las llamas a los dos segundos, a no ser que queráis que el dulce sepa como un chupito de licor. Un flambeado, para ser bueno, tiene que quemar el alcohol.

¿Pero quién era Suzette? Pues como suele ocurrir en esto del anecdotario gastronómico, no está muy claro. Hay varias historias referentes a la invención de esta receta. Una de ellas dice que se creó en París a finales del siglo XIX, para una obra teatral en la que la protagonista aparecía con crêpes en el escenario. La actriz que la interpretaba se llamaba Suzette y así se quedó el nombre del postre. También se atribuye su invención al chef Escoffier, el mismo de los Melocotones Melba, aunque es una versión poco extendida.

La historia que parece más auténtica atribuye la invención del plato a un accidente en la cocina. En 1895, Henri Charpentier trabajaba en la cocina de un lujoso café de Montecarlo. Allí se encontraba el Príncipe de Gales, futuro rey Eduardo VII, y Charpentier quiso sorprenderle con unas crêpes nuevas, cubiertas de salsa de fruta con licor. Por error, la salsa se vertió en la sartén y empezó a arder, pero recobrada la serenidad Charpentier la probó y se dio cuenta de que estaba aún más rica que la que pensaba preparar. A Eduardo VII le encantó el postre y le puso el nombre de Suzette, la hija de 10 años de uno de sus acompañantes en la mesa. Poco creíble, pero tan bonito…